Propaganda Oculta
lunes, noviembre 21, 2005
Pinchi Güero
(Nota sobre el título: Cuando mi amá y mi apá vinieron a visitarme, Laura aprendió el fino uso de la palabra "pinchi", como se puede ver arriba. Esto nos pareció simplemente hilarante, especialmente cuando se la aplicaba a mi apá...)

¡¿Porqué?!

Mi infructífera búsqueda de trabajo me hizo dudar muchas veces sobre la sabiduría de mi decisión de venir a Canadá. Para acabarla de amolar, ya tenía un año completito en que no había hecho NADA. Bueno, por supuesto que había hecho muchas cosas, pero yo no había avanzado profesionalmente; y en este mundo de la tecnología eso es terrible. Efectivamente, para cuando entré a mi trabajo descubrí que estaba oxidadísimo. Por suerte muchas generalidades sobre el desarrollo de aplicaciones en internet siguen siendo verdaderas, así que de ahí me agarré.

(El único avance en mi currículum, que por cierto no lo puedo poner, fue que aprendí a pintar casas.)

En fin, esas dudas me hicieron sentir que no podía contar, de manera no vergonzosa, todo lo que me pasaba.

Y por eso.
 
domingo, noviembre 06, 2005
De Vancouver a Edmonton
Bien, ¿dónde estaba? Ok, tenía en mi mochila los requisitos que un agente de Immigración me había pedido, y afortunadamente alcancé a tomar el último camión del día que partía desde Bellingham, Washington, hacia Vancouver, British Columbia.

Al llegar a la frontera pasó algo muy curioso: en vez de bajar a todos (los cuatro) pasajeros para que los agentes nos revisaran los papeles (checando nuestros datos en sus computadoras), decidieron que sería más fácil que los agentes subieran al camión. ¿Porqué? Pues supongo que era lo más fácil para todos los involucrados.

Subieron los oficiales, pidieron nuestros documentos, hicieron preguntas de rutina (¿A dónde va? ¿Cuánto tiempo piensa quedarse ahí? Et cétera), y nos dejaron pasar. Así nomás. A mí ni me pidieron nada además de mi pasaporte, que por cierto, no me sellaron. Lo único curioso fue que un señor gringo no traía ni identificación, y lo dejaron pasar también. ("No sabía que necesitaba identificación, nomás vengo al funeral de mi hermano. Si no fuera por eso jamás habría venido a Canadá", je je.)

Y llegué a Vancouver. Por ahí de la 1:30 de la mañana le hablé a Laura a su celular para que me abriera la puerta del departamento de Marÿke (Meraika) e Ian. Alivio.

(Nótese que para entonces ya como que había algo entre Laura y yo, y supongo que el estrés de tanto drama (de ambos) sólo sirvió para que nos acercáramos más.)

En fin, la mañana siguiente nos paseamos por centro de Vancouver (muy padre), comimos con Marÿke, y tomamos nuestro camión a Edmonton. Yo tenía la duda acerca de la falta de sello en mi pasaporte, pero decidí que sería irrelevante una vez que encontrara trabajo. ¿Tuve razón? Pues sí y no. Estuve a punto de ser arrestado, bueno, detenido, que es muy diferente, y enviado a México. Pero a la mera hora no pasó de ser solamente un buen susto. Pero me estoy adelantando, ahorita apenas veníamos llegando a Edmonton.

... Y ya me querían echar pa' fuera. Bueno, pa' fuera de la casa. Sucede que la "suegra" decidió que ya era mucho arrime, que si no sería yo tan amable de buscarme otro lugar donde residir. Lo digo semi-amablemente porque así fue como ella me lo dijo a mí. No la culpo, pero a Laura le dió coraje y decidió salirse de su casa para acompañarme.

Pero antes siquiera de buscar departamentos, estaba pendiente la celebración que la familia y amigos de Laura tenían planeada para su papá.
 
viernes, noviembre 04, 2005
Pendientes...
 
Personal sounding board and public memory.

CodeWeavers

diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / julio 2007 / agosto 2007 / noviembre 2007 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / enero 2011 / junio 2011 / julio 2011 / diciembre 2011 / marzo 2012 / junio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 /


Powered by Blogger