Propaganda Oculta
domingo, abril 02, 2006
¿En qué estábamos?
Ah, sí. Retrocedamos al 7 de Junio de 2005, dos días después de casarnos Laura y yo. El día que fuimos a la frontera con Estados Unidos a conseguir mi permiso de trabajo. El viaje transcurrió sin contratiempos, y a partir de ese día las cosas fueron mejorando como por arte de magia...

Ni yo me la creí.

Efectivamente salimos hacia Coutts ése día, en un carro rentado, nerviosos y emocionados (aunque si yo hubiera sabido que iba a manejar nueve horas, la emoción no hubiera sido tanta). La noche anterior me metí a internet en un cibercafé para buscar un mapa de Alberta y ver mi camino a Coutts. Encontré un par de mapas luego luego, y naturalmente los estudié intensamente durante 3 minutos completitos, y regresé a mi depa. No, no imprimí el mapa, ¿para qué? Si el camino estaba muy fácil.

El plan era salir tempranón, como a las diez, para llegar a comer a Calgary y seguirle hasta Lethbridge. Ahí dormiríamos, y al siguiente día, tempranito, iríamos a Coutts, tramitaría yo el permiso, y nos retacharíamos todo el camino hasta Edmonton. El plan fue seguido al pie de la letra, sin ningún problema, durante unas tres horas.

Al final de esas tres horas, estábamos saliendo de un restaurante malón de comida mexicana en Calgary (para como están los restaurantes de comida mexicana por acá, malón es bastante decente). Estábamos contentos y un poco enfadados del carro, así que jugamos billar por una hora. Después nos trepamos al carro y fierro hacia el Sur. Excepto que yo no sabía hacía donde estaba el Sur. Ese día estuvo nublado y lloviendo o lloviznando todo el camino, desde Edmonton hasta Coutts, o sea durante unos 600 kilómetros, así que no pude determinar mi dirección buscando el Sol.

Para no hacerla muy larga, metí la pata y estuve manejando como por una hora por carreteritas tipo del Valle del Yaqui; sin pavimento, en medio de campos sembrados enormes, el carro con una tembladera. Encontré de chiripa un tipo parque natural a orillas del río Bow, estaba lloviendo y el río estaba desbordado, por ahí no era. En algún punto logré orientarme, no me acuerdo cómo, pero aunque estaba medio perdido siempre estuve manejando hacia el Este y el Sur, pues yo sabía que Coutts estaba al Sureste de Calgary. Por supuesto, Laura no dejó de recordarme de lo genial que había sido mi idea de no imprimir un mapa.

De cualquier forma, al rato encontré un letrero que me avisaba que estaba cerca de algún pueblo que me pareció que estaba en el camino hacia Coutts, y se acabó esa parte de la aventura. No me acuerdo si era Vulcan, o Taber, pero primero pasé por uno y luego por el otro. Total que después llegamos a Lethbridge con bastante buen tiempo, sorprendentemente, y Laura me convenció de que fuéramos a la frontera de una vez y nos sacáramos el pendiente.

Esa es la mejor parte, y quiero escribirla bien. Hasta luego.
 
Personal sounding board and public memory.

CodeWeavers

diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / julio 2007 / agosto 2007 / noviembre 2007 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / enero 2011 / junio 2011 / julio 2011 / diciembre 2011 / marzo 2012 / junio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 /


Powered by Blogger