Propaganda Oculta
lunes, enero 31, 2005
No confíes en niños que maúllan...
Ok. Una semana en la ciudad de México. Sumamente espeluznante.

La ciudad es...grande? En todos los sentidos, pero imagino que es cuestión de acostumbrarse. (Si bien puede uno dejar de comer o respirar, que tan difícil puede ser, right?)

Ha sido una semana de búsqueda de cursos, diplomados, especialidades y maestrías bastante interesante, además de ir revisando opciones de empleo. Pero es momento para tomar decisiones, así que espero pa'l próximo post poder informar que estudios y trabajos estaré realizando.

En fin, muchos cambios, muchas emociones, pero un viaje ¿grande? que apenas comienza.

Ah! el título? The Grudge, por supuesto...poco más escalofriante que el metro Balderas en Viernes...

I C U when I C U



 
miércoles, enero 26, 2005
Mayor o menor emoción
¡Vaya! He dejado pasar demasiado tiempo. Como que no hay mucho que contar, o más bien no ha pasado nada definitivo, y eso de venir acá con puras especulaciones, pues como que no me latía. Sigue no latiéndome, pero ya es muuucho tiempo sin escribir. Cuando hasta mi padre me pregunta por mi falta de nuevos posts, eso significa que de veras me he tardado.

En términos de mi búsqueda de trabajo, estoy... bien. La elocuencia demostrada en la oración anterior se debe fundamentalmente a que no siento que la situación actual amerite el uso particular de algún adjetivo de mayor o menor emoción. (Respiren... Chale, espero que esa oración sea por lo menos entendible).

La primera entrevista fue bastante triste, porque me dijeron que no estaban interesados en ayudarme a sacar la visa. Pero de todas formas me hicieron la entrevista completa, diciéndome que cuando yo obtuviera la visa, y número de seguro social, que les avisara. Lo bueno fue que me dieron acceso gratis a una página de internet donde hay muchos cursillos interesantes. Ya empecé unos, y creo que puedo sacarle mucho provecho a la página ésta. De hecho, en mis ratos libres, cuando estoy en la computadora, eso es lo que he estado haciendo.

Sin embargo, de la segunda entrevista salí bastante contento. Desde el principio, al ver que mi experiencia de trabajo estaba toda en México, el bato me preguntó que si yo podía trabajar legalmente en Canadá. Dije que no inmediatamente, pero que el proceso era sumamente simple, y se lo expliqué. El tipo me dijo, "Ah, ok," y continuamos con la entrevista, que la verdad, creo que estuvo muy bien.

La mamá de Laura dijo que conocía a unas personas que trabajan en cosas de computación, y ya mandó un mail para ver si yo puedo platicar con éstas personas. Y un amigo de Laura dijo que su mamá tenía una compañía donde yo posiblemente pudiera trabajar. Y yo digo que ojalá se hagan cualquiera de estas cosas.

Además de este ñengue asuntillo de conseguir trabajo, también está pendiente aquella nimiedad de la expiración de mi permiso para permanecer en Canadá. Conseguir la extensión del permiso resultó ser más complicación de la que merece, especialmente si logro obtener trabajo antes de "La Fecha Especial" (dato inútil: este es también el título de una canción de Fobia). Y si por angas o mangas no sale chamba en estos días, creo que lo más sensato es ir en camioncito a la frontera más cercana, salirme, y volver a entrar. Probablemente me vuelvan a dar mucha lata, pero pienso ir, o con bastante efectivo, o con algún papel que demuestre que tengo dinero, para comprobar que no vengo a buscar chamba de ilegal. Y si me preguntan cuanto tiempo me voy a quedar, diré que un par de semanas, nomás para asistir a un evento que una amiga está haciendo en honor a su padre (lo cual es totalmente cierto, Laura y su familia van a tener un evento por su papá el 19 de Febrero, y mi permiso expira el 15).

Me fue sugerido también que me buscara algún cursito, tipo Francés o algo así, y que me inscribiera para con esa excusa tener que cambiar el tipo y duración de mi permiso. La idea es excelente. Pero (inserte un minuto de tambores africanos aquí) tal vez ya sea un poco tarde para inscribirme en cualquier tipo de curso, lo cual no significa que no le buscaré por esa vía (tun, tun).

Y aquí sigo.
 
sábado, enero 15, 2005
Después de un mes de vacaciones... ¡JHA!
Estuve un mes casi exacto en mi tierra, con mi familia, visitando amigos, y en general pasándomela bastante bien y prácticamente sin responsabilidades. Y ahora he regresado a Edmonton. Durante ese mes estuve enviando currículums a lo loco por internet, y en la primera semana de Enero recibí mensajes de dos compañías que estaban interesadas en mí. Sintiéndome (junto con mi familia) harto optimista ante estos sucesos, pues se hizo el esfuerzo (económico) de regresar.

No le ha pasado mucho a la ciudad en este mes que estuve ausente, sólo está más fría. Cuando antes la temperatura estaba cerca de los menos diecitantos, con ocasionales días de -30, ahora no baja de -20, y con el aire se siente -40. Estos dos días han estado bastante soleados, pero este sol no calienta. ¿No me podrían mandar un poquito del de Obregón? Ojo, no mucho, no queremos que se derrita toda la ciudad, ¡y causar una catástrofe tipo Tsunami!

Ya estoy re-instalado en casa de Laura y su hermano y su mamá. Todo mundo anda súper atareado, excepto yo, para variar; aunque ya tengo una entrevista este martes a las 9:30 horas (¡brrr!). Laura anda en tres trabajos, una materia en la escuela, y un breve show que se presenta el viernes 21 (el que yo participe o no en ese show todavía está en veremos). Alex, su hermano, (sí, otro Alex, por lo que en esta casa todos me dicen Alejandro) esta en la prepa. Y Jan, su mamá, quién sabe en qué ande, pero siempre está ocupada también.

Ah, y el lunes también tengo actividad; tengo que ir a alguna oficina de immigración y pedir que amplíen mi permiso para estar en Canadá. Resúltose que ésta vez me tocó un oficial medio paranoico, y por más que traté de convencerlo con toda la calma del mundo que me caracteriza, de que no pensaba hacer nada malo ni ilegal, el bato sólo me dio permiso de permanecer aquí por un mes. Así es, el 15 de Febrero ya no soy bienvenido en estas tierras. Pero es sumamente probable que pueda ampliar el permiso. Necesitaré algunos documentos, probablemente, pero en general la paranoia no está tan grave por aquí.

Me retiro, y aprovecho para aclarar que en ésta página no sólo estaré escribiendo yo, sino también el forastero del Zangus y el buen Cassiel, cada uno con su rollo.
 
Personal sounding board and public memory.

CodeWeavers

diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / julio 2007 / agosto 2007 / noviembre 2007 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / enero 2011 / junio 2011 / julio 2011 / diciembre 2011 / marzo 2012 / junio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 /


Powered by Blogger